Su guía para la preparación de un muelle flotante contra los huracanes

Guía de preparación para huracanes en muelles flotantes

La vida en la costa es perfecta para los navegantes, kayakistas y entusiastas de los deportes acuáticos, pero también requiere una cuidadosa planificación y preparación. Cada año, la temporada de huracanes trae consigo una media de seis huracanes, y la mitad de ellos suelen clasificarse como mayores, lo que significa que son de categoría 3 o superior. Esto se suma a una docena o más de tormentas severas o tropicales con nombre.

La temporada de huracanes en el Atlántico se extiende desde junio hasta finales de noviembre, mientras que la del Pacífico comienza unas semanas antes, el 15 de mayo. Los huracanes causan daños por valor de miles de millones de dólares cada año, y gran parte de esos daños se producen en las embarcaciones y los muelles.

Aunque algunos daños relacionados con los huracanes son inevitables, puede tomar medidas ahora para estar mejor preparado para la temporada de huracanes. Esta guía le enseña a preparar su muelle flotante y su embarcación para la próxima temporada de tormentas, incluyendo cómo preparar su barco para un huracán y consejos para mantener su muelle seguro.

Riesgos de la temporada de huracanes

Riesgos de la temporada de huracanes

Los huracanes son responsables de numerosos tipos de daños materiales y medioambientales. Si usted es un navegante o un operador de puerto deportivo, la falta de preparación puede significar la diferencia entre proteger una embarcación y un muelle o tener que reconciliar daños costosos y potencialmente irreparables una vez que la tormenta haya pasado.

Si usted es propietario de una embarcación o un muelle, los huracanes suponen los siguientes riesgos para su propiedad:

  • Las mareas altas -a menudo de 3 metros o más durante las tormentas fuertes- pueden sumergir los muelles fijos y levantar las embarcaciones no aseguradas.
  • Los vientos fuertes amenazan las velas, los objetos sueltos y los árboles o estructuras cercanas.
  • El viento y la lluvia pueden desprender las embarcaciones del muelle, dejándolas a la deriva hacia el mar o hacia otras embarcaciones o estructuras.
  • Las fuertes olas sacudirán su barco de un lado a otro, amenazando los objetos no asegurados dentro de la cabina.
  • Si tiene un muelle fijo, las fluctuaciones del nivel del agua dificultan el embarque o la salida de las embarcaciones de rescate de emergencia.
  • Los daños causados por las tormentas pueden hacer que las embarcaciones pierdan combustible y aceite en el agua.
  • Las lluvias intensas pueden inundar las embarcaciones, hacer que los muelles estén resbaladizos y desplazar residuos perjudiciales.
  • Los cables eléctricos dañados y las líneas eléctricas caídas crean un entorno peligroso cerca del agua.
  • Los huracanes pueden crear tornados, que traen vientos aún más fuertes y condiciones más amenazantes, incluyendo escombros voladores que pueden dañar su muelle y barco.
  • Las tormentas levantan mucha suciedad y bacterias, lo que puede hacer que el agua no sea segura.

Es imposible saber exactamente qué esperar de un huracán o una tormenta tropical porque pueden empeorar, cambiar o desplazarse sin previo aviso. Cuanto más grave sea un huracán, más daños se pueden esperar, por lo que la preparación temprana es esencial. Al prepararse para el peor de los casos, puede ayudar a proteger su muelle flotante, barco, kayak o moto acuática (PWC) del mayor daño posible relacionado con la tormenta.

Cómo preparar su muelle flotante y su barco para la temporada de huracanes

Tanto si almacena su embarcación en un muelle privado de su propiedad como en un puerto deportivo de acceso público, debe tomar varias medidas antes de que llegue la temporada de huracanes.

Muelles para huracanes

Muelle

Como propietario de un muelle, debe conocer dos tipos principales de avisos de huracán: las alertas de huracán y los avisos de huracán. Un aviso de huracán es cuando las condiciones de huracán son posibles. Las autoridades suelen anunciarlas 48 horas antes de que los vientos empiecen a aumentar. Los avisos de huracán son más serios porque significan que es probable que haya un huracán, y los funcionarios los declaran 36 horas antes de que los vientos de nivel de huracán comiencen.

Una de las ventajas de tener un muelle flotante, en lugar de uno fijo, es que son más fáciles de retirar y reubicar cuando es necesario. Si es posible, retire su muelle flotante y guárdelo en un lugar seguro cuando reciba la noticia de una alerta de huracán.

Si esto no es una opción, ¡no se preocupe! Puedes ayudar a mantener la seguridad de tu muelle de muchas maneras:

  • Garantizar una instalación adecuada: La instalación correcta es la parte más importante de tener un muelle flotante. De lo contrario, existe un mayor riesgo de que el muelle se desprenda durante los vientos fuertes. Cuando elija su muelle, elija una empresa que ofrezca instrucciones de instalación fáciles de seguir o asistencia profesional.
  • Inspeccione y repare: Antes de empezar a asegurar su muelle, contrate a un profesional o realice su propia inspección minuciosa de todas las áreas, incluyendo la pasarela, los enganches, las barandillas y otros elementos. Anote y repare cualquier daño o zona vulnerable. Puedes llegar a hacer una foto con tu teléfono móvil.
  • Asegura el muelle: Aparte de anclar el muelle -más adelante se hablará de ello-, la otra opción para asegurar el muelle flotante es atarlo a una estructura fija cercana para mantenerlo en su sitio durante la lluvia, las inundaciones y los vientos huracanados. Cuando sujetes tu muelle a una estructura fija, utiliza una cuerda larga y resistente y átala a un punto que esté más alto de lo que puedan alcanzar las mareas.
  • Añade topes: Durante un huracán, su muelle no es lo único que corre el riesgo de desprenderse en el agua: los muelles y embarcaciones vecinas también suponen una amenaza. Los topes para muelles te ayudarán a proteger tu muelle en caso de que algo se estrelle contra él, además de proteger las propiedades de otras personas, en caso de que tu muelle se suelte durante la tormenta.
  • Retire los posibles residuos: Retire todos los residuos, la decoración y los muebles que no estén sujetos a su muelle para que no se conviertan en proyectiles voladores. Esto incluye todo, desde los remos, los contenedores de almacenamiento y las barandillas desmontables hasta la iluminación, las decoraciones, los carteles y otros artículos diversos.
  • Consulte la normativa local: Muchas asociaciones de propietarios o instalaciones de atraque privadas tienen normas específicas sobre huracanes para minimizar los daños. Consulte siempre estas normas para orientarse antes de asegurar su muelle.
  • Vigile el tiempo: Aparte de la instalación adecuada de muelles y parachoques y de estar al día en el mantenimiento de los muelles, muchos métodos de preparación de muelles sólo son prácticos cuando se acerca un huracán. Durante la temporada de huracanes, configura alertas meteorológicas automáticas y permanece atento a las condiciones cambiantes. Si tiene previsto salir de la ciudad, pida a un amigo de confianza que se encargue de los preparativos de emergencia del muelle.

Opciones de anclaje de los diques flotantes

Opciones para anclar un muelle flotante

Si usted vive o es propietario de un muelle en una zona propensa a los huracanes, la combinación de su muelle flotante con un sistema de anclaje ofrece un nivel adicional de seguridad durante los vientos turbulentos, la lluvia y las marejadas. En EZ Dock, tenemos las siguientes opciones de anclaje disponibles:

  • Soportes estándar para tubos y tuberías
  • Soportes de brazo rígido
  • Soportes de peso muerto e insertos de cabrestante
  • Soportes de pilotaje ajustables
  • Aros y soportes de pilotaje de la estructura principal

Qué hacer con un barco durante un huracán

Qué hacer con un barco durante un huracán

Los huracanes causan cientos de millones de dólares en daños relacionados con las embarcaciones cada temporada de tormentas. En la mayoría de los casos, el propietario de la embarcación es responsable de los daños que sufra su embarcación -como estrellarse contra su muelle o las rocas y estructuras cercanas-, pero posiblemente de los daños que cause a la propiedad de otros. Por ejemplo, su embarcación podría soltarse y chocar contra otra embarcación o un muelle cercano, dañándose a sí misma y a la otra propiedad en el proceso. El desprendimiento no es la única amenaza para las embarcaciones durante un huracán. Los fuertes vientos pueden desgarrar las velas y desplazar cualquier elemento no asegurado a bordo. Las fuertes lluvias amenazan con inundar la embarcación, incluida la cabina. La fluctuación del nivel del agua puede incluso hacer que su embarcación roce el lecho del lago o el fondo del océano.

Aunque cada embarcación y situación de atraque es diferente, cada propietario de una embarcación puede y debe hacer varias cosas antes de que llegue un huracán:

  • Hable con los propietarios de los puertos deportivos o de las instalaciones: Si atraca su embarcación en un puerto deportivo o en un punto de acceso público, manténgase al día sobre el protocolo y las normas que rigen en caso de huracán. Algunas instalaciones pueden exigir que los propietarios de las embarcaciones las retiren antes de un huracán, mientras que otras pueden permitir el almacenamiento en húmedo si la embarcación está anclada correctamente. Mantenga una lista de todos los números de teléfono aplicables y asegúrese de que están actualizados porque, cuando haya pasado la tormenta, es posible que tenga que llamarlos para obtener más instrucciones e información antes de acceder a su embarcación.
  • Planifique su ruta: Si parte de su plan de emergencia implica trasladar su embarcación sobre el agua antes de asegurarla en otro lugar, practique la ruta antes de la temporada de huracanes. Tenga en cuenta el tiempo que tarda y si hay obstáculos o puentes levadizos que puedan interferir con su viaje una vez que las autoridades declaren la alerta de huracán.
  • Asegúrese de que su embarcación está al día: Asegúrese de que la licencia y los registros de su embarcación están al día, incluyendo el seguro, y muestre claramente cualquier calcomanía requerida antes de asegurar su embarcación. Esta es la mejor manera de que los funcionarios le localicen a usted o a su embarcación, en caso de que se suelte durante la tormenta.
  • Retire todos los objetos sueltos: Retire todos los objetos sueltos de su embarcación, incluidos los muebles, la decoración, la iluminación, la ropa de cama, los artículos de recreo, los productos perecederos y cualquier cosa que pueda romperse. Desconecte y guarde con seguridad todos los cables de alimentación y aparatos eléctricos fuera de la embarcación. Almacene o elimine cualquier amenaza ambiental, como el aceite y el combustible. Asegure y cierre con llave todos los elementos que no pueda retirar, como los asientos de pedestal y los componentes del tablero.
  • Selle todas las aberturas: La lluvia y las tormentas pueden inundar tu barco, por lo que es crucial que selles todas las aberturas internas y externas con cinta adhesiva, incluidas las jambas de las puertas, los compartimentos de almacenamiento, alrededor de las ventanas y cerca de los componentes eléctricos.
  • Prepare su barco: Prepare su barco asegurando todos los cajones, armarios, ventanas y escotillas para que no se abran durante las turbulencias. Cubra las rejillas de ventilación del motor con cinta adhesiva o madera contrachapada y tape los tubos de escape. Retire las cortinas, alfombras y moquetas, si es posible. Cierre y tape los desagües de los lavabos en los baños y en el bar. Apague los interruptores de los circuitos. Si saca el barco del agua, retire la batería.

Cómo guardar el barco en el agua

Cómo guardar su embarcación en el agua

Mientras que retirar canoas, kayaks, PWCs y embarcaciones pequeñas es relativamente sencillo, aquellos con embarcaciones grandes pueden no tener el tiempo, los recursos o la capacidad de reubicar su embarcación antes de un huracán. Para muchos propietarios de embarcaciones, la mejor o única opción es el almacenamiento en húmedo, es decir, asegurar y almacenar su embarcación en el agua.

Estos son algunos consejos para asegurar su barco en el agua antes de un huracán:

  • Invierta en parachoques para barcos: Los parachoques o defensas para barcos ayudarán a absorber la fuerza de un impacto si su embarcación se desprende y choca contra una estructura cercana. También pueden ayudar a minimizar los daños si otros restos flotantes entran en contacto con tu embarcación.
  • Asegúrelo en una zona segura: Si vas a dejar tu barco en el agua antes de un huracán, tienes varias opciones para guardarlo. Si atraca en un puerto deportivo, deje su embarcación asegurada en la zona designada y arréglela con cabos dobles. Sujételas en lo alto de los pilotes, si es posible, para evitar las mareas y el oleaje. Si fondea con cadenas para tormentas lejos de la costa, busque un agujero para huracanes -una entrada de agua profunda y estrecha rodeada de árboles, edificios u otros elementos permanentes- y fije los cabos a ambos lados de la entrada para asegurar su embarcación. Sea cual sea el método que elijas, asegúrate de cubrir las cuerdas con algo que no se desgaste ni roce, como mangueras de goma o cinta adhesiva. Recuerde que las cuerdas de nylon suelen estirarse. Nunca amarres varias embarcaciones juntas en los muelles, y nunca dejes tu barco en un ascensor.
  • Cargue la batería y compruebe su rendimiento: Pruebe y documente el funcionamiento de su embarcación antes de dejarla, incluyendo la batería, la bomba de achique, la radio, las luces y los dispositivos de navegación. Cargue todas las baterías y considere la posibilidad de añadir una de reserva para que su bomba de achique automática siga funcionando mientras el barco está atracado.

Almacenamiento de la embarcación en tierra

Almacenamiento de la embarcación en tierra

En la mayoría de los casos, almacenar su embarcación en una zona segura en tierra -conocida como almacenamiento en seco- es la mejor manera de proteger su embarcación, el muelle y la propiedad de otros. Elige un lugar a una altura suficiente y alejado de las masas de agua para evitar las mareas de tempestad, preferiblemente en un lugar de fácil acceso en un momento dado.

Algunos consejos adicionales para el almacenamiento en seco son:

  • Apague los sistemas eléctricos: Pruebe todos los sistemas eléctricos y tome nota de cualquier problema, luego apáguelos hasta que haya pasado la tormenta y esté listo para volver a poner en marcha su embarcación.
  • Asegure el remolque: Cuando cree su plan de preparación para huracanes, asegure el remolque y el vehículo de transporte que piensa utilizar para su embarcación en caso de emergencia. Al remolcar su embarcación, amárrela con líneas desde todos los ángulos y asegúrela en el remolque con bloques pesados. Practique el aseguramiento de su embarcación unas cuantas veces antes de la temporada de huracanes para poder hacerlo rápidamente si es necesario.
  • Añade peso si es necesario: Si tiene una embarcación ligera, considere la posibilidad de añadir algo de agua a la sentina para ayudarla a mantenerse en tierra y estable en el remolque durante los vientos fuertes. No intentes añadir peso a tu embarcación mediante bloques u otros elementos de gran tamaño que puedan causar daños si salen despedidos por el aire.
  • Vigile las condiciones meteorológicas: Las 48 o 36 horas previas a la llegada de un huracán no son el mejor momento para sacar su barco del agua, especialmente si lo atraca en un espacio público. Muchos otros propietarios de embarcaciones podrían estar apurando para hacer lo mismo, lo que puede crear un caos en las rampas para embarcaciones y en las carreteras. En su lugar, manténgase atento al tiempo y siga todas las sospechas de tormentas tropicales y huracanes. Retire su embarcación del muelle varios días antes de un aviso o una vigilancia para que el proceso sea lo más rápido y sencillo posible.

Consejos para preparar un muelle flotante para los huracanes

Consejos para preparar un muelle flotante para los huracanes

Asegurar y anclar su muelle flotante es sólo un paso del proceso. Estos son algunos consejos adicionales para preparar su muelle flotante para la temporada de huracanes.

Empezar pronto

Los expertos designan la temporada de huracanes basándose en las tendencias pasadas y las condiciones ambientales estacionales, pero las fechas no son exactas. Los huracanes pueden ocurrir días o incluso semanas antes o después de la temporada. Cuanto antes se prepare para la posibilidad de un huracán, menos probable será que sufra daños evitables y costosos. Algunos tipos de preparación también pueden llevarle más tiempo del esperado, como hacer reparaciones en el muelle.

A medida que se acerca la temporada de huracanes, recopile y actualice toda la información importante sobre su muelle y su embarcación, incluidas las licencias, el registro y las pólizas de seguro, así como el contrato de arrendamiento entre usted y su puerto deportivo o instalación de almacenamiento y cualquier documentación de garantía. Llame a su proveedor de seguros y compruebe si su muelle y su embarcación están cubiertos y qué implica esa cobertura en relación con los huracanes.

Cree su plan de emergencia para huracanes antes de que comience la temporada, y actualícelo cada año o cuando sus circunstancias cambien. La Semana Nacional de Preparación para Huracanes, que suele tener lugar en mayo, es el momento en que muchos propietarios comienzan sus preparativos. Practique su plan para saber cuánto tiempo necesita e identificar cualquier descuido o área de mejora.

Hacer un inventario

Elabore una lista de todo lo que posee en relación con su muelle y su embarcación, incluidos los elementos que no puede mover, como las barandillas y los muebles empotrados. Anote su estado antes de la temporada de huracanes. Tome fotografías de su muelle y su embarcación. Una vez que haya pasado la tormenta, y sea seguro hacerlo, inspeccione y vuelva a fotografiar todo. Informe de todos los daños o de los elementos que falten a las autoridades o a su compañía de seguros inmediatamente después del suceso.

Inspección después de la tormenta

Una vez que sea seguro entrar en la zona afectada por el huracán, es el momento de inspeccionar su muelle y su embarcación en busca de cualquier signo de daño. Mientras esté allí, asegúrese de:

  • Lleva un chaleco salvavidas.
  • Manténgase alejado de las aguas de la inundación.
  • Lávese y desinféctese las manos con frecuencia.
  • Evite las líneas eléctricas.
  • Lleva repelente de insectos.
  • No entre en el agua, especialmente si tiene heridas abiertas.

Una vez que todo esté reparado, puede empezar a devolver su muelle a su estado normal. Si tienes un EZ Dock, es fácil de limpiar: basta con lavarlo con agua y jabón o con una hidrolimpiadora para las suciedades más extremas. Una vez que haya limpiado su muelle, puede empezar a colocar de nuevo las barandillas, las luces y los muebles. No olvides inspeccionar tu barco antes de volver a utilizarlo. Comprueba que todas las luces y el cableado eléctrico están intactos y que el motor se enciende y apaga. Observa cualquier daño estructural. Comprueba si hay restos, serpientes, cangrejos y otros animales marinos que puedan haber subido a bordo.

Su seguridad es más importante

Tenga siempre presente que las condiciones meteorológicas pueden empeorar o cambiar rápidamente. Nunca arriesgue su vida ni la del personal de rescate de emergencia para asegurar su embarcación o muelle. Refúgiese en su lugar, siga todas las órdenes de evacuación cuando se den y permanezca donde está hasta que los funcionarios públicos consideren que es seguro salir. No intente inspeccionar su embarcación o muelle durante una tormenta activa.

Ventajas de elegir los muelles flotantes EZ Dock

Ventajas de elegir EZ Dock Sistemas de muelles flotantes

Los muelles fijos y permanentes pueden sumergirse fácilmente durante las inclemencias del tiempo y las tormentas. La lluvia y el viento pueden arrancar las barandillas y las tablas e incluso aflojar o corroer los clavos y los tornillos, lo que podría hacer que su muelle se derrumbe en el futuro. Si actualmente confía en un muelle fijo, no hay mejor momento para cambiarlo por uno flotante, de modo que pueda afrontar la temporada de huracanes con un muelle estable y de alta calidad que pueda soportar grandes daños y moverse con el agua.

He aquí algunas razones para considerar un muelle flotante EZ Dock :

  • Son flexibles: Nuestros muelles flotantes modulares son fáciles de configurar según sus deseos y necesidades, y puede retirarlos y reubicarlos si es necesario. Esta versatilidad es una ventaja, especialmente cuando se vive en una zona de huracanes. Puede integrar un EZ Dock en su muelle actual o crear su propia disposición. Combine su EZ Dock con nuestro EZ BoatPort, EZ Port o EZ Launch para una mayor comodidad.
  • Son duraderos: Diseñamos cada EZ Dock con polietileno duradero, por lo que nunca tendrá que preocuparse de que su muelle se pudra, se astille o se decolore. Esta construcción de polietileno también hace que sea un muelle de bajo mantenimiento que es fácil de limpiar y no absorbe el calor, incluso en un día caluroso de verano.
  • Son resistentes: se ha demostrado que los productos deEZ Dock soportan la mayoría de las tormentas tropicales, así como los huracanes de categoría baja y media. Suben y bajan con el agua, minimizando la posibilidad de inmersión total, y el sistema de acoplamiento de caucho reciclado proporciona estabilidad y flexibilidad, permitiendo que el muelle fluctúe sobre las olas turbulentas mientras permanece unificado. Todas las tuercas y tornillos son de material compuesto de alta resistencia a la oxidación y la corrosión.

Más información sobre los diques flotantes en EZ Dock

Más información sobre los diques flotantes en EZ Dock

Para obtener la máxima comodidad y protección durante la temporada de huracanes, conozca más sobre la ventaja de EZ Dock y solicite su presupuesto hoy mismo.

Comparte: