Filtros
Cerrar

Tipos de anclas para barcos y qué hacer si se atascan

Tipos de anclas para barcos

Las embarcaciones disponen de varios tipos de anclas. Esta gama de opciones responde a los problemas específicos que presentan los distintos materiales del fondo, los tamaños de las embarcaciones, las condiciones meteorológicas y la capacidad de sujeción. La mejor opción para usted depende de cómo afecten estos factores a su embarcación. Entender la variedad de anclas disponibles para embarcaciones y cómo se distingue cada una de ellas es el primer paso para seleccionar la opción correcta para proporcionar a su embarcación una sujeción segura. 

Tipos de anclas para barcos 

Con las múltiples variedades de anclas para embarcaciones, elegir la adecuada para sus necesidades puede parecer desalentador. Sin embargo, no tiene por qué elegir una sola. Debería tener al menos dos estilos diferentes para satisfacer las distintas condiciones del fondo o del clima. Estos dos tipos de anclas que tiene a bordo también deben proporcionar la sujeción segura que necesita para evitar que el peso de su barco vaya a la deriva. Cada forma de ancla tiene ventajas y desventajas que la hacen más adecuada para situaciones específicas. Compara los siguientes tipos de ancla para encontrar la más adecuada para tu embarcación. 

Ancla de garra 

Las anclas de garra tienen su origen en la empresa Bruce Anchor Company, por lo que es posible que las vea referidas por su marca como anclas Bruce en lugar de anclas de garra. Otras empresas fabrican anclas de garra con un diseño y unas prestaciones similares a las versiones originales de Bruce. 

La forma de un ancla de garra presenta tres garras en el fondo. Estas garras se agarran al material del fondo para fijar fácilmente el ancla, lo que proporciona a este tipo una buena capacidad de sujeción en muchas condiciones de fondo, como el coral, la roca y la arena. 

Su versatilidad hace que las anclas de garra sean una de las opciones más populares para los navegantes de recreo. Sin embargo, estas anclas no son perfectas para todos los usos. 

Las anclas de garra no se sujetan bien en materiales de fondo duro, como la arcilla, la pizarra y la hierba. En comparación con las anclas tipo ala y otros estilos de anclaje, la potencia de sujeción por libra es menor. Si ya has utilizado un ancla de aleta, necesitarás un ancla de garra de mayor tamaño. La forma incómoda y de una sola pieza del ancla de garra también dificulta su almacenamiento. 

Un ancla de garra funciona lo suficientemente bien para la mayoría de las personas que realizan viajes cortos en sus embarcaciones y necesitan un anclaje temporal durante unas horas. Sin embargo, si viajas por zonas con hierba o fondo duro, debes buscar otra opción.

Ancla de garra

Ancla del arado

Entre los tipos de anclas de arado, es posible que escuche los nombres de las marcas que se refieren a las anclas. Algunas personas se refieren a los anclajes de tipo arado por la marca CQR, aunque otras empresas fabrican este estilo de anclaje. CQR es un tipo de ancla de arado más antiguo con una bisagra que permite que la cabeza gire. Delta se utiliza a menudo indistintamente con el ancla de ala, otro tipo de ancla de arado que viene en una sola pieza.

Cuando se baja, uno de los lados del arado se clava en el fondo para lograr una sujeción firme en muchos materiales, excepto la arena blanda y las rocas. Si la corriente o el viento cambian, el ancla se levanta del fondo y se recoloca fácilmente sin dejar que la embarcación vaya a la deriva. La sujeción segura de las anclas de tipo arado las convierte en una opción muy popular para los navegantes hoy en día, y las anclas de tipo ala superan a los modelos con bisagra. Además, estas anclas tienen una potencia de sujeción superior a la de las anclas de garra en relación con el peso.

Las anclas de arado tipo ala se guardan fácilmente en el rodillo de proa. Los modelos con bisagra son grandes y más difíciles de guardar debido al movimiento del arado con bisagra. La mayor capacidad de sujeción de ambos tipos de anclas de arado suele compensar su mayor tamaño en comparación con otras anclas. 

Ancla Rocna 

Ancla Rocna

El ancla Rocna es un ancla polivalente que se fija bien y se mantiene firme en todo tipo de condiciones de fondo. Puede asegurar embarcaciones grandes y pequeñas. 

El ancla Rocna, que a veces se denomina ancla de pala o de cuchara, tiene una innovadora barra antivuelco. Esta barra hace girar el ancla en la posición ideal para su colocación. La aleta tiene un diseño cóncavo para clavarse en el suelo y asegurar el ancla. Los patines de ajuste del ancla mantienen la posición del ancla una vez colocada, proporcionando una gran fuerza de sujeción para una variedad de embarcaciones sobre diferentes condiciones de fondo.

Los anclajes Rocna tienen algunas desventajas. En particular, estas anclas más recientes son muy caras en comparación con otros modelos. Su forma inusual también hace que sea difícil guardarlas en un rodillo de proa. Sin embargo, las anclas Rocna tienen una versatilidad inigualable.

Ancla Fluke 

El ancla de aleta de pez es una opción ligera que destaca en el barro o la arena. A pesar de su ligereza, el fluke se agarra bien en fondos arenosos o fangosos, lo que le confiere una gran capacidad de sujeción en comparación con su peso. 

El diseño del ancla incluye dos aletas en los lados de la pieza que se clavan en el barro o la arena dura. Este estilo funciona bien como ancla principal para una embarcación pequeña o como ancla secundaria para otros tipos de embarcaciones. Con su bajo peso, esta ancla se guarda fácilmente en los rodillos de proa. 

Anclajes Fluke

Otros nombres para las anclas de tipo fluke son las marcas Danforth y Fortress o el término genérico lightweight. Es posible que vea estos nombres en lugar del término fluke cuando busque este tipo de ancla. 

Los anclajes de tipo aleta, que son ligeros y se sujetan con seguridad en el barro y la arena, tienen algunos inconvenientes. En primer lugar, no se sujetan con seguridad en rocas, hierba u otras condiciones de fondo duro. En segundo lugar, son más adecuadas para embarcaciones pequeñas. Las embarcaciones más grandes pueden utilizarlas como anclas secundarias. 

Anclaje de rejilla

El ancla de rezón se adapta mejor a las embarcaciones más pequeñas, como los kayaks y las canoas o los pequeños barcos de pesca. Evite utilizarla con embarcaciones más grandes, ya que este tipo de ancla no tiene una potencia de sujeción muy fuerte.

Cuatro púas se despliegan desde el ancla para agarrarse a las rocas u otros objetos del fondo. Se trata de un tipo de ancla poco común que funciona bien en fondos rocosos porque necesita las rocas fuertes para que las púas se agarren y sostengan la embarcación. 

Como las púas se pliegan hacia dentro, estas anclas ocupan poco espacio en la embarcación, lo que es ideal teniendo en cuenta el tamaño compacto de las embarcaciones en las que suelen aparecer estas anclas. 

Si tiene una moto acuática, una embarcación neumática, un bote, una canoa, un kayak o una embarcación de pesca muy pequeña y quiere fondear sobre un fondo rocoso, elija un ancla de rezón compacta y segura. Sin embargo, si necesitas potencia de sujeción para una embarcación más grande o necesitas fondear sobre otros materiales de fondo, elige otro tipo de ancla. 

Ancla de rejilla

Ancla para setas

Las anclas de seta tienen la forma de una seta invertida con una tapa abierta. Esta tapa abierta crea succión en los fondos limosos, arenosos o fangosos, lo que permite que el ancla se fije. El tamaño es importante a la hora de elegir la aplicación de un anclaje de seta, ya que los tamaños más grandes no son adecuados para el anclaje temporal. 

Las anclas de hongo más grandes suelen aparecer como soportes permanentes para las boyas porque se afianzan más en el fondo a medida que el limo llena la parte inferior del ancla. Las anclas de seta más pequeñas funcionan bien para el fondeo temporal de embarcaciones, pero sólo sobre materiales de fondo blandos. 

La tapa abierta del ancla se llena con el material del fondo para asegurar la sujeción. A medida que se llena de más barro o arena, el ancla se sujeta aún más firmemente, lo que hace que las anclas de seta grandes sean ideales para el fondeo de boyas a largo plazo. No debes elegir un ancla de seta si necesitas un ancla para una embarcación grande o anclar sobre fondos rocosos u otros fondos duros.

Ancla de caja 

Un ancla de caja se pliega para guardarla, se fija rápidamente en el fondo y se adapta a las condiciones cambiantes. Este tipo de ancla no requiere energía del barco para su colocación. También permite utilizar un cabo más corto que otras anclas. Si tiene una embarcación que necesita un posicionamiento exacto y un ancla versátil, un ancla de caja puede ser suficiente. Sin embargo, en comparación con otras anclas, un ancla de caja puede pesar más. Compensa el peso extra por su capacidad de asentarse rápidamente y sujetarse con seguridad en varios tipos de materiales de fondo. 

Tipos de materiales para anclas de barcos 

Los materiales de las anclas para barcos varían en cuanto a durabilidad, peso, precio y resistencia a la corrosión. Algunas de las opciones más populares son varias formas de acero galvanizado, acero inoxidable y aluminio. El material adecuado para el ancla de tu barco dependerá de la opción que tenga las ventajas que necesitas y los inconvenientes que puedas tolerar. 

Acero inoxidable 

Anclajes de acero inoxidable

Las anclas de acero inoxidable tienen un aspecto brillante y luminoso, lo que las convierte en la opción de ancla más atractiva para su embarcación. También son excepcionalmente fuertes y resisten naturalmente la corrosión. Si el aspecto, la fuerza y la longevidad son importantes para usted en un ancla de barco, el acero inoxidable podría ser su mejor opción de material. 

Los únicos inconvenientes del acero inoxidable son su coste y la posibilidad de que se raye. De los tres tipos principales de anclas, el acero inoxidable es el más caro. Muchos navegantes creen que el aspecto y la resistencia de estas anclas justifican su precio. Sin embargo, hay que tener cuidado para proteger el aspecto del ancla. Los arañazos en la superficie estropearán rápidamente su exterior naturalmente brillante.

Acero galvanizado

La galvanización del acero crea un revestimiento resistente a la corrosión. Dado que el acero no evita de forma natural la oxidación o la corrosión, todos los tipos de anclajes de acero, a menos que sean de acero inoxidable, deben someterse a la galvanización. 

El acero galvanizado puede partir del acero dulce o del acero de alta resistencia. Debe saber qué tipos de acero adquiere porque hay diferencias significativas en el rendimiento, a pesar de su aspecto similar. El acero dulce puede ser sólo la mitad de fuerte que el acero de alta resistencia. Aunque la resistencia no se relaciona directamente con la fuerza de sujeción, al elegir un anclaje galvanizado se desea un núcleo de acero fuerte. 

El acero galvanizado tiene la misma capacidad de sujeción que el acero inoxidable. Sin embargo, el primero no tiene un aspecto tan bueno como el segundo. Si el coste es un factor, el acero galvanizado cuesta mucho menos que el acero inoxidable o el aluminio. Sin embargo, tendrá que volver a tratarla de vez en cuando con el galvanizado, ya que el revestimiento se desgasta. Además, el ancla no tendrá un aspecto tan elegante como un modelo de acero inoxidable.

Aluminio 

Las anclas de aluminio son las opciones más ligeras disponibles, lo que facilita su uso a bordo y es ideal para los veleros ultraligeros. Estas anclas de alta resistencia dependen de su capacidad de clavarse en el fondo para lograr una buena sujeción. 

Aunque son ligeros, los anclajes de aluminio suelen ser muy caros. Son una opción más cara que el acero galvanizado o el acero inoxidable. Elija el aluminio si el peso del ancla es el factor más importante. 

Cómo elegir el ancla adecuada 

Hay varios factores que influyen a la hora de elegir el ancla adecuada, y no hay que conformarse con un solo tipo de ancla. El uso de varias anclas te da la flexibilidad necesaria para adaptarte a diferentes situaciones sin dejar de obtener el rendimiento de sujeción que necesitas. 

1. Utilizar dos anclajes de diferentes estilos 

Utilizar dos anclajes de diferentes estilos

Disponer de dos estilos de anclaje diferentes le permite elegir la opción adecuada para una situación concreta. Es posible que necesites utilizar diferentes anclas para adaptarte a una variedad de condiciones de viento o de fondo. 

En algunas zonas concurridas, conviene utilizar dos anclas en los extremos opuestos de la embarcación para evitar que ésta se balancee y golpee a otros. Duplicar las anclas que se despliegan también aumenta la seguridad en caso de mares o vientos fuertes que requieran un poder de sujeción adicional.

2. Determine qué rango de peso se ajusta a su embarcación

El peso del ancla debe tener la capacidad de sostener su barco. La relación entre el peso del ancla y el peso de la embarcación es directa, y las anclas más pesadas son capaces de sostener embarcaciones más grandes. 

Para encontrar el rango de peso adecuado, fíjate en el peso de tu barco y en las capacidades de peso y aplicaciones recomendadas por los fabricantes de anclas. El ancla debe ser capaz de mantener la embarcación en su sitio sin necesidad de motor. En caso de pérdida de potencia, necesitas un ancla que puedas levantar a mano sin sacrificar su capacidad de sujeción. 

3. Elija la potencia de retención adecuada 

La fuerza de sujeción de los anclajes no siempre está directamente relacionada con el peso. Las anclas de aluminio, por ejemplo, tienen una buena capacidad de sujeción si penetran en el fondo, pero pesan mucho menos que las de acero. Las condiciones del fondo pueden afectar de forma drástica a la capacidad de sujeción de ciertos tipos de anclas. La arena, el barro, la roca y la hierba requieren una forma de ancla diferente para agarrarse al material. El grado de sujeción del ancla depende de esta capacidad de agarre. 

4. Tener en cuenta las condiciones típicas del fondo 

Fondos arcillosos de pizarra

Las condiciones del fondo influyen en la capacidad de sujeción. Los anclajes que se sujetan bien en el barro pueden no tener el mismo rendimiento en zonas con esquisto o hierba que cubren el fondo: 

  • Rocas: Los anclajes que funcionan bien en zonas rocosas también necesitan una colocación adecuada. La mejor opción para fondos rocosos es un ancla fuerte con forma de arado que se mantenga firme en su punta. Las anclas en forma de embudo son otra opción para las embarcaciones más pequeñas que necesitan poder de sujeción sobre fondos rocosos.
  • Barro: El lodo requiere anclas con ángulos amplios y áreas más grandes. Un ancla ideal para este material de fondo atravesará el lodo para sujetarse al material subyacente. Los anclajes de aleta, como los de la marca Fortress, funcionan excepcionalmente bien en cuanto a la fuerza de sujeción en el fango. 
  • La arena: La textura de la arena puede variar desde el limo fino hasta la arena dura. Las anclas que funcionan bien en este tipo de material son las anclas de cucharón y las anclas de seta. Las anclas en forma de seta pueden ser suficientes si la arena es limosa o no está compactada, pero las versiones más grandes de estas anclas se suelen utilizar para el fondeo permanente porque la arena limosa se acumula en el ancla proporcionando una fuerza de sujeción a largo plazo. Las anclas de seta pequeñas pueden funcionar como anclas temporales en arena fina.
  • Otros: Las condiciones más difíciles para los anclajes son los fondos con hierba, pizarra o arcilla. Estos materiales son muy difíciles de penetrar para los anclajes, pero algunas opciones funcionarán. Las anclas pesadas pueden atravesar la hierba y otra vegetación del fondo, reduciendo las posibilidades de que sólo se enganchen en las raíces y no se sostengan. Las anclas de arado, de ala y de garra suelen funcionar mejor que las anclas de aleta en fondos de esquisto, hierba o arcilla.

5. Considerar las condiciones meteorológicas

Las condiciones meteorológicas también influyen en la elección del mejor ancla. Un ancla de caja funciona bien en condiciones variables. Este tipo de anclas sujetan bien las embarcaciones más pequeñas, incluso cuando el viento o las olas cambian de dirección con frecuencia. Las anclas de pala y de arado también se reajustan fácilmente si el viento o la corriente cambian.

En caso de condiciones meteorológicas adversas, debería tener una segunda ancla para proporcionar a su embarcación una estabilidad y un poder de sujeción adicionales. Llevar un ancla de repuesto a bordo te permite responder a marejadas o vientos fuertes mientras mantienes la embarcación en su sitio.

Cómo liberar un ancla atascada

Cómo liberar un ancla atascada

Si ves que no pasa nada al tirar de un ancla, detente y prueba uno de los siguientes métodos para conseguir que el ancla se despegue:

Utilizar las olas 

El movimiento natural del barco en las olas puede ser la solución para sacar un ancla. Maniobra tu barco de manera que estés directamente encima del ancla. Sujete el cabo y elimine cualquier holgura, pero no lo amarre. El hecho de no ponerle una cornamusa a la línea le permitirá soltarla si su embarcación se mueve repentinamente. 

Espere a que el barco se sumerja de nuevo en una depresión. Cuando esto ocurra, tire del cabo y manténgalo tenso. Cuando el barco se levante de forma natural en la cresta de la siguiente ola, el movimiento debería ayudar a liberar el ancla. Si no lo hace, prueba otro método. 

Opte por un anillo de recuperación de anclas 

Las anillas de recuperación del ancla y las boyas funcionan como poleas para crear otra fuerza sobre el ancla y su cabo para aflojar el ancla. El movimiento ascendente de la boya y el movimiento de avance de la embarcación tiran del ancla en distintas direcciones para soltarla del fondo.

Para utilizar este sistema: 

  1. Coloque la anilla de recuperación del ancla alrededor del cabo. 
  2. La anilla se moverá naturalmente por la línea hacia el ancla y la boya creará un tirón hacia arriba en la línea del ancla. 
  3. Mueva su barco para que la línea de anclaje cree un ángulo de 45 grados. 
  4. Sigue hasta que veas que la boya flota en la parte superior. 
  5. Cuando llega a la superficie, la anilla de recuperación ha liberado el ancla. 

Ir en dirección contraria 

A menudo, un ancla atascada se produce cuando el viento o las olas son muy fuertes y alejan la embarcación del ancla, bloqueándola. Para corregir este problema, mueve el barco en dirección al viento o al movimiento de la corriente. Poner el ancla en su sitio y dejar que el barco se mueva en esta dirección. Al moverse en esta dirección opuesta, crea una fuerza contraria en el ancla que puede aflojarla de su posición.

Reduzca sus pérdidas

Si ninguno de los métodos anteriores para levantar un ancla funciona, reduce las pérdidas y corta el cabo. Coloca una boya en el extremo del cabo para encontrarlo más tarde o corta el cabo más cerca del ancla para proteger a otros navegantes de quedar atrapados en el cabo bajo el agua.

Descubra cómo EZ Dock puede ayudarle en su próximo viaje en barco 

Las anclas también son importantes para mantener seguros los muelles flotantes. Estos muelles permanecen siempre sobre el agua para facilitar la entrada y salida de su barco. No todos los muelles flotantes son iguales. EZ Dock destaca como pionero en este sector por sus innovadores materiales y diseño. 

En EZ Dock, producimos muelles sin necesidad de mantenimiento con superficies antideslizantes EZ BoatPort® que permanecen frías al tacto. Usted puede elegir el diseño de su muelle flotante con nuestro sistema modular. Junte las secciones de nuestros muelles modulares para crear la configuración que desee. Con EZ Dock, también obtendrá sistemas de anclaje y herrajes que se adaptan al tipo de agua y a las condiciones para garantizar una superficie estable que dure años. Examine nuestras opciones de E Z Dock para que su próximo viaje en barco sea muy fácil.

Comparte: