Filtros
Cerrar

Cómo amarrar un barco a un muelle

Los navegantes experimentados conocen la importancia de aprender a amarrar una embarcación a un muelle de forma segura y eficaz. Las técnicas y prácticas de amarre adecuadas protegen su embarcación y le ahorran tiempo.

En esta guía, te enseñaremos a amarrar una embarcación a un muelle de la forma adecuada y describiremos diferentes situaciones que puedes encontrar al amarrar tu embarcación. También te proporcionaremos una lista del equipo que necesitarás y algunas de las mejores prácticas a seguir para que puedas mantenerte a ti y a los que están a bordo seguros.

Lea todo el artículo o vaya a una sección específica: 

 

Equipo que necesitará para amarrar su barco

Antes de empezar a aprender a amarrar una embarcación, tienes que preparar tu equipo. Todos los suministros que necesitas deberían estar disponibles en tu tienda de náutica local.

A continuación se indican los tres principales suministros que necesita para amarrar su embarcación:

Cornamusas para barcos

Para amarrar tu barco a un muelle, necesitas asegurar tus cabos al barco de alguna manera. Las cornamusas son la forma ideal de amarrar tu barco. Son fáciles de usar, resistentes y cómodos.

Las cornamusas son herrajes en forma de T, normalmente de metal galvanizado, pero a veces de polímero o madera. Si su embarcación no lleva ya cornamusas, puede comprarlas e instalarlas usted mismo. Como hay de muchas formas y tamaños, puedes elegir las que mejor se adapten a la estética de tu barco.

Asegúrese de comprar suficientes para los lados de babor y estribor, ya que necesita poder amarrar desde cualquier lado o desde ambos cuando atraque en un muelle. Dado que para amarrar correctamente una embarcación se necesitan al menos tres cabos, deberías tener tres cornamusas a cada lado.

Equipo para barcos de corbata

Parachoques

Amarrar correctamente una embarcación significa pensar en proteger su bien de los daños. Los golpes contra el muelle pueden rayar la pintura en el mejor de los casos y abollar la fibra de vidrio en el peor. Para evitar daños, utiliza parachoques, también llamados defensas.

Los parachoques son equipos de protección hechos de espuma o caucho o una combinación de otros materiales. Se colocan en los laterales de la embarcación y actúan como amortiguadores entre ésta y el muelle. También se pueden colocar en el exterior de la embarcación para protegerla del tráfico de otras embarcaciones o de los desechos.

Puedes comprar los parachoques en tu tienda náutica local. El número de parachoques que necesitarás depende del tamaño de tu barco. En el caso de las embarcaciones más pequeñas, es posible que necesites uno para la parte delantera y un par para los laterales. Cuanto más grande sea la embarcación, más grandes deberán ser los parachoques.

Cuerdas

Para atar su barco, necesitará líneas de cuerda resistentes. Asegúrate de tener suficientes cabos disponibles y ten a mano un juego extra de cuerdas por si tu juego principal se pierde o se daña.

El tipo de cuerda preferido para la navegación es la cuerda de nylon. El nylon es un material fuerte pero flexible, que ofrece suficiente resistencia al peso de la embarcación para que pueda absorber la energía de la carga. El nylon es también un material ampliamente disponible y es relativamente barato. Para garantizar la resistencia, busque una cuerda de tres hilos o de doble trenzado para que pueda resistir mejor los elementos y la abrasión.

Es imprescindible utilizar una cuerda diseñada para atar barcos. Utilizar otros tipos de cuerda de nailon o de otros materiales es arriesgado, ya que no están diseñados para soportar la carga de un barco, especialmente en condiciones de aguas bravas.

Cuerda de barco

Atando el barco al muelle

Aprender a amarrar correctamente una embarcación a un muelle es sencillo una vez que se comprenden los pasos necesarios. El enfoque correcto para atar una embarcación a un muelle tiene en cuenta muchos factores, incluyendo ante todo la seguridad de los pasajeros y la protección de la propia embarcación.

Los navegantes experimentados pueden llegar a ser bastante hábiles en el atado de embarcaciones, y seguir los pasos que se indican a continuación puede ayudarle a ser más competente, haciendo que la navegación sea más agradable.

Paso 1: Prepare su barco para el atado

Antes de atracar su barco, haga una lista mental de todo lo que necesita para amarrar su barco. Asegúrese de que las cornamusas de su barco están aseguradas a la embarcación. Deberías hacer esto antes de ponerte en marcha. Lleve siempre un destornillador a bordo para poder fijar las cornamusas a su barco en caso de que algún tornillo se afloje con el tiempo.

Tenga los cabos del muelle ya atados a las cornamusas de su barco. Asegúrese de que los cabos estén organizados y no se enreden, ya que desenredar los cabos mientras atraca puede llevar mucho tiempo y ser inseguro. Por último, asegúrate de bajar los parachoques antes de atracar para que estén preparados para absorber el impacto del atraque.

Al acercarse al muelle, asegúrese de evaluar el estado del mismo. Pregúntese si parece seguro. Asegúrese de que las cornamusas o los pilotes del muelle son seguros y pueden soportar el peso de su embarcación.

Paso 2: Configurar las líneas de atraque

Los cabos de muelle se refieren al ángulo en el que se atan los cabos al muelle desde el barco. Por lo general, hay tres cabos de muelle que se utilizan para amarrar un barco, cada uno con su propia configuración que sirve para un propósito específico.

Los tres cabos principales que se utilizan para atar un lado del barco a un muelle son:

  • Cabo de proa: Este cabo sale del lado de babor o de estribor de la cornamusa de proa.
  • Línea de muelle: Es el cabo que sale del lado de babor o de estribor de una cornamusa del barco y se coloca en algún lugar entre la proa y la popa.
  • Cabo de popa: Este cabo sale del lado de babor o de estribor de la cornamusa de popa.

Líneas de muelle

Por otro lado, si vas a atracar tu barco en un muelle -donde hay un muelle a cada lado del barco- puedes asegurar tu barco desde ambos lados. En este caso, utilizarás al menos cuatro cabos de muelle: los de proa a babor y estribor y los de popa a babor y estribor.

En ciertos casos, como la necesidad de amarrar rápidamente en una emergencia, puede utilizar un único cabo de muelle para amarrar. El cabo de muelle es un único cabo de muelle que sale directamente de la cornamusa del centro del barco hasta la cornamusa del muelle. Esta configuración de la línea de muelle sólo debe hacerse en casos raros o por períodos breves, ya que es la opción de línea de muelle menos segura.

Paso 3: Ate los cabos del muelle

Una vez que hayas decidido qué cabos de muelle vas a utilizar y tengas los cabos preparados para atarlos, lánzalos al muelle. Mientras preparas los cabos o cuando lanzas los cabos al muelle para atarlos, ten mucho cuidado de no dejar que el cabo caiga al agua, ya que puede quedar atrapado en tu puntal o en el de otra persona.

Al atar su barco al muelle, hay un orden específico de pasos a seguir para asegurar que la carga de tensión se distribuye uniformemente a través de las líneas. A continuación se detallan los pasos que hay que seguir para amarrar el barco al muelle:

  1. Empieza siempre lanzando tu línea de flotación a alguien en el muelle. De este modo, podrán ajustar la posición del barco y mantenerlo en su sitio mientras sigues los pasos restantes.
  2. El primer cabo que hay que atar al muelle es el de proa. Ata el cabo de proa del barco a una de las cornamusas del muelle que esté por delante de la proa.
  3. Ate el cabo de resorte al muelle en un ángulo alejado de la proa y hacia la popa, asegurándolo a una cornamusa más cercana a la popa. Esto evita que la embarcación se mueva hacia delante y hacia atrás.
  4. Ate el cabo de popa a una cornamusa del muelle que esté detrás de la popa, preferiblemente tan equidistante del centro del barco como la cornamusa a la que está atado el cabo de proa.

Todos los cabos deben estar atados en un ángulo no recto, en lugar de un ángulo de 90 grados desde la embarcación hasta el muelle. Tener cada línea en ángulo permite que el barco se mueva con las olas, lo que siempre es más seguro que tener tu barco luchando contra una estela mientras está atracado.

Tipos de nudos a utilizar

Saber atar correctamente un nudo es esencial para la seguridad de su embarcación y para la eficacia y la preparación para emergencias. Los nudos para embarcaciones están diseñados para ser resistentes y rápidos, lo que le permite atar y desatar rápidamente su nudo sin engancharse. Estar en el agua significa estar preparado para cualquier cosa, y tener un nudo que puedas deshacer en un apuro es esencial.

A continuación se presentan los tres tipos de nudos de amarre para embarcaciones que todos los navegantes deberían practicar y estar preparados para hacer en determinados escenarios.

Tipos de nudos a utilizar

Nudo de cornamusa simple

El nudo de cornamusa simple se llama así porque es el más limpio y fácil de aprender. Siga estos pasos para el nudo de cornamusa simple:

  1. Comienza haciendo un bucle con tu cuerda y pasa el bucle por la cornamusa, el espacio entre la cornamusa y el muelle y entre los tornillos de la cornamusa.
  2. Agarre el bucle del otro lado de la cornamusa y extienda el bucle para que se enrolle alrededor de los cuernos de la cornamusa. 
  3. Tira de las colas de la cuerda para apretar el bucle a la cornamusa.

Normalmente, este tipo de nudo se utiliza sólo cuando se asegura la embarcación temporalmente o cuando la persona que está en el muelle no está familiarizada con la forma de atar una cuerda más compleja. Evita que la cuerda se caiga al agua, asegura la embarcación en el muelle y le ahorra tiempo mientras sigue colocando correctamente la embarcación en el muelle.

Nudo de cornamusa complejo

El siguiente nivel por encima del nudo de cornamusa simple es el nudo de cornamusa complejo. Este es el nudo preferido para estancias más largas y mayor seguridad.

Siga los siguientes pasos para realizar un nudo de cornamusa complejo:

  1. Comience por hacer un bucle con la cuerda alrededor de un lado de la cornamusa desde la parte inferior.
  2. Cruza la cuerda por encima de la cornamusa hacia el lado opuesto.
  3. Pase la cuerda por el primer lado de la cornamusa una segunda vez.
  4. Cruza la cuerda por el otro lado de la cornamusa una última vez, metiendo la cola entre las dos capas superiores de cuerda.

El resultado final debe ser un ocho y medio enrollado alrededor de la cornamusa. Asegúrate de que en cada paso estás tirando de la cuerda con fuerza, ya que es simplemente la tensión y la envoltura lo que sujeta la cuerda, no estás atando un nudo tradicional a nada.

Si decide utilizar un nudo de cornamusa complejo, asegúrese de utilizarlo para cada cabo del muelle.

Nudo de clavo

A veces, te encontrarás con que paras en un muelle que tiene pilotes en lugar de cornamusas. En este caso, no puedes utilizar un nudo de cornamusa porque no hay cuernos que puedas utilizar para formar ochos. En su lugar, tendrás que utilizar un nudo llamado nudo de clavo.

Siga estos pasos para hacer un nudo de clavo en un pilote:

  1. Enrolla el cabo alrededor del poste.
  2. Enrolle el cabo alrededor del poste una segunda vez, cruzando la cuerda sobre sí misma una vez.
  3. Pase el extremo de la cola por el sedal enrollado, tirando de él con fuerza.

Siga el mismo patrón para cada uno de los cabos del muelle para asegurarse de que el barco está bien atado.

Consideraciones a tener en cuenta

Cada situación de navegación es diferente, por lo que es importante tener en cuenta que no todas las orientaciones son válidas para todos. Tienes que ser consciente de las condiciones particulares de tu embarcación, incluyendo el clima, las mareas, la duración de la estancia y más.

Condiciones meteorológicas

A continuación se exponen algunas de las principales consideraciones a tener en cuenta a la hora de amarrar su embarcación a un muelle:

Condiciones meteorológicas

El tiempo es siempre la mayor preocupación de los navegantes. Las inclemencias del tiempo pueden afectar a toda la experiencia de navegación, sobre todo si el tiempo cambia repentinamente. Para la navegación, el viento es siempre el principal elemento de preocupación.

Un aumento repentino de la velocidad del viento puede alterar la superficie del agua, creando condiciones difíciles para maniobrar y estabilizar la embarcación al atracar y amarrar. Comprueba la dirección del viento y amárrate en consecuencia. Si el viento se mueve hacia el muelle, aleja tu barco del muelle. Si el viento se aleja del muelle, amarre su barco más paralelo al muelle.

Dado que las direcciones del viento pueden cambiar, comprobar regularmente su embarcación puede ayudarle a adaptarse a las condiciones meteorológicas del momento.

Niveles de agua

Ten en cuenta las mareas cambiantes y consulta siempre una carta de mareas para saber cómo subirá o bajará el nivel del agua mientras estés atado. Asegúrate de tener suficiente holgura en los cabos para adaptarte a los cambios de marea.

Los horarios de las mareas pueden afectar al lugar en el que decida atracar, incluyendo la elección de espacios de atraque o muelles más alejados de la costa, sobre todo para las embarcaciones más grandes. Si no le afectan las mareas, tenga en cuenta que las estelas y las olas básicas de la actividad náutica cercana alterarán la posición de su embarcación.

Holgura de la línea

Duración de la estancia

Una de las principales consideraciones sobre cómo amarrar su barco a un muelle correctamente tiene que ver con el tiempo que espera que su barco esté amarrado. Para estancias cortas, se amarra según las condiciones actuales. Para estancias más largas, es posible que tenga que añadir una línea de muelle adicional o una línea de pecho para aumentar la seguridad.

Si atraca en un lago, el riesgo de que el nivel del agua fluctúe es menor en comparación con la navegación en el mar. Por lo tanto, hay menos preocupación por tener suficiente resorte en sus líneas, independientemente del tiempo que su barco está atado.

Consejos y buenas prácticas

Aunque hay ciertos aspectos no negociables a la hora de amarrar una embarcación, como tener el equipo adecuado, hay algunas buenas prácticas que los navegantes experimentados aprenden con el tiempo y que pueden hacer que la navegación sea más fácil y segura.

A continuación se ofrecen algunos consejos que todos los navegantes pueden seguir para mejorar el amarre de sus embarcaciones:

1. Considere la posibilidad de atar el barco en ángulo

Además de saber cómo colocar correctamente los cabos del muelle, otra de las mejores prácticas para atar una embarcación a un muelle es atar la propia embarcación en ángulo con el muelle. En lugar de mantener la embarcación perfectamente paralela al muelle, puedes inclinarla hasta 20 grados con respecto al muelle.

La ligera inclinación de la proa en dirección contraria al muelle permite un mayor movimiento en el agua cuando pasan las estelas y las olas. Tener más espacio entre la proa y el muelle proporciona suficiente espacio para que la embarcación no golpee seriamente el muelle durante un movimiento repentino.

Ángulo de salida

2. Inspeccione las líneas regularmente

Antes de ponerse en marcha, siempre debe tener una lista de comprobación que repase para asegurarse de que su viaje sea lo más seguro y agradable posible. Uno de los puntos clave de la lista de comprobación de la navegación debe ser la inspección rutinaria del equipo, incluida la cuerda.

Busque deshilachados severos, abrasiones, cortes o cualquier otro tipo de daño. Una cuerda que ha estado expuesta a los elementos puede decolorarse y debilitarse con el tiempo. Es mejor sustituir la cuerda con regularidad que arriesgarse a que un cabo se rompa mientras estás atado y lejos de la embarcación.

3. Ir despacio, pero actuar rápido

Aunque atracar y amarrar una embarcación puede parecer la parte menos peligrosa del viaje, no está exenta de riesgos. Unas prácticas incorrectas de amarre de la embarcación pueden provocar la caída de personas por la borda o la pérdida de objetos entre la embarcación y el muelle. Lleve siempre puesto su dispositivo personal de flotación (PFD) mientras la embarcación esté atada y siempre que salga de ella.

Tómate tu tiempo para colocar los cabos del muelle y asegurarte de que todo está bien atado. Aun así, en caso de emergencia, no dudes en actuar. Tanto si eres una tripulación de una sola persona como si tienes a toda la familia a bordo, ten en cuenta que sólo puede haber un capitán que dé instrucciones claras y tome decisiones.

Preguntas comunes sobre cómo atar un barco al muelle

A continuación encontrará algunas preguntas frecuentes sobre cómo amarrar una embarcación a un muelle para ayudarle a ser un mejor navegante y sentirse seguro en la navegación.

¿Qué línea de muelle debe atar primero?

Por lo general, es preferible atar primero el cabo de proa, ya que esto permite maniobrar la popa en posición más fácilmente. Sin embargo, depende del agua y de las condiciones meteorológicas. Cuando los vientos fuertes soplan hacia el muelle, puede ser mejor atar primero la popa para evitar que sea empujada bajo el muelle.

Ate la línea del arco primero

¿Es seguro que otra embarcación se amarre a la suya?

El rafting es cuando una o más embarcaciones están atadas a un barco que está atado a un muelle. Por lo general, esto sólo se recomienda en condiciones planas y tranquilas. Cuantas más embarcaciones estén unidas entre sí, mayor será el riesgo de que se dañen con los cambios de marea o las fuertes olas.

¿Cuántas líneas de muelle necesita?

Como regla general, cuantas más líneas de atraque, más seguridad. Si piensas pasar la noche amarrado o más tiempo, necesitarás al menos tres amarres. Para estancias rápidas, dos líneas pueden ser suficientes. Conocer las necesidades de los cabos de muelle de tu embarcación forma parte del proceso de convertirse en un mejor navegante.

Añada un muelle EZ a su propiedad frente al mar

Facilite el atraque y el amarre de su embarcación con el muelle flotante de EZ Dock. Los muelles flotantes permiten un movimiento libre con las olas, lo que mantiene su barco seguro y evita daños, minimizando los riesgos asociados con el atraque o amarre de un barco en un muelle estacionario.

En EZ Dock, encontrará secciones y configuraciones de muelles que funcionan para su barco y su propiedad. Nuestros muelles están construidos con un material plástico duradero que está diseñado para soportar condiciones difíciles y la exposición a largo plazo a los elementos.

Empiece hoy mismo con EZ Dock. Póngase en contacto con nosotros en línea o solicite un presupuesto para invertir en su propio muelle flotante.

Añadir EZ Dock

Comparte: